Sabores Almería
Patatas en Ajopollo

Este plato es típico de los pueblos de Benahadux, Gádor y Rioja. Además se puede encontrar en otras zonas de España.

El ajopollo es una antigua salsa de almendras que se usa desde, por lo menos, el siglo XVII para guisar verduras, pescados y, más tarde, patatas. En los recetarios de los conventos de otras zonas de España, este aliño se hace con el ajo y las almendras fritas. Pero en Almería se hace también el ajopollo usando la famosa y también muy antigua salsa llamada ajoblanco, que lleva los mismos ingredientes pero crudos. Es más sano y muy untuoso. El ajoblanco lo usamos también como salsa fría para acompañar salmonetes fritos y verduras hervidas. Diluido con agua fría da el conocido gazpacho de ajoblanco.

Para hacer estas patatas se puede usar también caldo de pescado en vez de agua con especias como en la receta. En ese caso, se pueden añadir al final unas gambas o un pescado frito, como la pintarroja, en vez de los huevos. O ambas cosas.

Ingredientes:

 

  • 800 g de patatas.
  • 4 huevos.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 rama de perejil.
  • Azafrán.
  • Sal.
  • Pimienta negra en grano.
  • 1 diente de ajo.
  • 50 g de almendras peladas.
  • 25 g de miga de pan duro.
  • 1 dl de aceite de oliva.
  • Sal.

Preparación:

1. Para el ajoblanco, se remoja el pan en agua con un chorrillo de vinagre. Se pela el ajo.

2. Se pone en la batidora el ajo, las almendras, el pan escurrido y sal.

3. Se tritura y se añade el aceite para conseguir una pasta similar a una buena mahonesa. Si hace falta, se pone un poco del agua de escurrir el pan.

4. Para el guiso, se pone una cazuela al fuego con el agua, poca sal, laurel, perejil, azafrán y pimienta en grano (o un caldo de pescado).

5. Cuando hierva unos minutos, se echan las patatas troceadas. Cuando las patatas están tiernas, se escalfan los huevos y se aparta.

6. Se diluye el ajoblanco en el caldo caliente, pero que no vuelva a hervir porque se corta.

Sabores Almería
TUS RECETAS MÁS SABROSAS CON PRODUCTOS SABORES ALMERÍA